auticulares bluetooth

Auriculares Bluetooth, experiencia personal

Hace ya bastantes meses se empezó a hablar del que a mí me gusta llamar “el dilema de los auriculares”. Ya antes del lanzamiento del famoso iPhone 7, se habló mucho con el anuncio y los rumores de que Apple iba a eliminar el jack de audio del mismo. La mayoría de la gente en contra, y, algunas personas más en el ámbito de la tecnología, trataron de tomar un poco de perspectiva y comprender por qué esta decisión y sus posibles consecuencias. Es el caso de, por ejemplo Pablo Yglesias en su blog.

Él mismo escribió un artículo hablando de su experiencia con unos auriculares bluetooth unos meses después. Artículo que leí con gran atención e interés y que me llevó a acabar comprando unos auriculares bluetooth para mí mismo. Aproveché para ello un dinero de una tarjeta regalo que me regalaron como despedida de curro, y me hice con unos de gama un poco más baja que los que él analizó y más enfocados al deporte (aunque yo los utilizo para todo), de marca SBS, por 39,90 CHF (los compré en Suiza).

En este blog no somos de hablar de grandes novedades, pues hay multitud de medios mejor preparados para ello que nosotros. Pero sí que solemos analizar productos y noticias que son bastante importantes, y dar nuestra opinión o explicar en qué consisten esas cosas. Por este motivo, hasta ahora que llevo unos meses probando los auriculares bluetooth, no me he lanzado a dar mi opinión al respecto, y aprovecharé para hablar del asunto del jack de audio en el iPhone 7.

Experiencia positiva: comodidad y funcionalidad

Antes de tener los auriculares bluetooth, apenas escuchaba música fuera de casa. Siempre me ha sido incómodo llegar el cable de los cascos por medio, y se me caían mucho. Por otro lado, los cascos de diadema que cubren toda la oreja, me parecen apropiados para casa, pero no para la calle. Así pues, lo único que me quedaba era probar unos auriculares bluetooth. Y no podría haber tomado mejor decisión.

Son extremadamente cómodos de usar, sin tirones de cables, y el pinganillo que envuelve la oreja evita que se me caigan. Este pinganillo es flexible, lo que permite cerrarlo más si es que lo necesitas. Los 3 botones me permiten hacer todo lo que necesito:

  • Control del volúmen.
  • Acceso directo a poner música pulsando llamada por 2 segundos.
  • Acceso directo al asistente Google Now, con marcación por voz (Llama a…) pulsando llamada por 4 segundos.
  • Canción siguiente/anterior, pulsando 2 segundos en volumen +/-, respectivamente.

¿Poco? No, suficiente. Los comando por voz de Google Now permiten hacer cualquier cosa en el teléfono sin sacarlo del bolsillo. Y más posibilidades de comandos, implicaría más botones o recordar más combinaciones, lo que no es práctico ni intuitivo.

El pareado se realiza una única vez. Las siguientes, nada más encender los auriculares (10 segundos en la tecla de llamada), se conectan solos, teniendo el bluetooth activado, por supuesto.

Por otra parte, la batería es suficiente, los cargo cada semana y media aproximadamente, aunque tampoco hago un uso demasiado intensivo. Y es aquí donde veo un fallo, que es lo único que a priori cambiaría.

Cuando los enciendes, siempre te indica en nivel de batería, pero sin especificar cuánta: “Batería llena”, “batería media” o “batería baja”. Cuando la batería está baja, te lo indica, interrumpiendo lo que estés haciendo.

Hasta ahí todo correcto. El problema es que lo continúa repitiendo cada, aproximadamente, medio minuto. Ignoro cual es el nivel de batería al que comienza a considerarlo “baja”, pero, si aguanta media hora más, ¿no es mejor indicarlo una vez y dejar hacer un uso normal ese tiempo que queda?

El micrófono incorporado no me a dado ningún problema para llamar o dar órdenes al teléfono. Aunque no lo he utilizado en lugares demasiado ruidosos, pero en éstos ninguno suele tener muy buena respuesta, ¿verdad?

Fuera de las prestaciones, la comodidad del dispositivo también me tiene muy satisfecho. Al estar unidos por un cable que paso por la nuca, si debo quitármelos para escuchar a quien me hable, los puedo dejar colgando del cuello. De ésta forma quedan a mano para volver a ponémerlos cuando acabe de hablar.

Hay que tener cuidado con ésto, pues tienden a deslizarse a la izquierda por estar el cuerpo de batería y controles a éste lado, y pueden caerse. Cuando quiero llevarlos al cuello, lo que suelo hacer es entrelazar los pinganillos en la parte delantera, convirtiéndolos en un collar cerrado y evitando cualquier problema.

auriculares bluetooth

Lo importante: ¿jack de audio sí o no?

Bien, voy a hablar ahora brevemente del famoso dilema del jack de audio. ¿A favor o en contra? Sinceramente, no soy amigo en absoluto de Apple y sus productos, aunque tampoco me considero ‘hater’. El jack de audio me parece sólo una muestra más de aquello que Apple está acostumbrada a hacer: decirle al usuario lo que necesita e imponérselo por fuerza. Pocas veces se han visto obligados a rectificar, como cuando se vieron obligados a publicar la API del sistema para permitir el desarrollo de apps nativas.

Con el jack de audio, Apple trata de hacer más de lo mismo: obligarte a prescindir de aquello que deseas, e ir hacia donde ellos quieren que estés. Nadie ha pedido la eliminación de éste puerto, que, aunque antiguo, cumple su función a la perfección y es un estándar para toda la industria.

Por supuesto, en Apple tienen sus “razones”, aunque ninguna parece suficientemente convincente. Que si reducir el grosor del dispositivo (¿es necesario hacerlo aún más cuando el ancho y alto crecen tanto?), que si la resistencia al agua… No señores, multitud de teléfonos Android tenían resistencia al agua antes que ustedes, y no ha tocado este puerto (sin contar que ésta “sorprendente novedad” está presente en teléfonos de menos de 200€ en Android, tan complicado no puede ser).

No vale que digan: mira, tienes el puerto Lightning, y, además tienes disponible este adaptador para los auriculares con conexión jack. Tampoco vale que digan que el bluetooth es una buena opción. El estándar de la industria es el jack de 3.5mm, los melómanos y profesionales lo utilizan, y nadie ha pedido su eliminación ni sustitución.

Los auriculares bluetooth, según dicen, no están a la altura ni en calidad de sonido, ni en tiempo de respuesta para usos más profesionales. Por otra parte, basarse en el puerto lightning, tampoco es una opción válida, pues se trata de un sistema propietario de Apple. Y el adaptador, bueno, todos sabemos la afición de Apple a los accesorios caros e innecesarios.

Conclusión

Los auriculares bluetooth son algo muy útil, aunque quizá un poco caros aún para ser adquiridos por todo el mundo. Dan usabilidad y comodidad, sin el engorro de tener un cable por el medio.

Sin embargo, ésto no es excusa para eliminar un puerto que aún da servicio para la mayoría de la gente. Lo más importante es tener opciones para todos los tipos de usuario, cosa que parece que Apple no está dispuesta.

¿Cuál es tu opinión respecto a la decisión de Apple con el iPhone 7? ¿Has usado auriculares bluetooth? Cuéntanos tu opinión en los conmentarios.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre las cookies utilizadas.plugin cookies

CERRAR