Termianl Linux

Administración Linux (I) – ¿Por qué la consola?

En éste artículo, el primero de una serie que aún no sé cuántos artículos llevará, voy a introducir la importancia de la consola para Linux, definiendo algunos términos básicos para poder empezar a teclear comandos. Si ya estás familiarizado con el funcionamiento de una terminal, puede que lo que voy a decir aquí ya lo conozcas y te suene, pero es necesario empezar por el principio para aquellos que quieren iniciarse en el uso de esta importante herramienta.

En todos los sistemas operativos existe una consola o línea de comandos. Esta fue la primera interfaz existente en los computadores, y sigue siendo muy importante tenerla disponible, sobre todo para labores avanzadas de administración. En sistemas como Windows o Mac, la consola no tiene gran utilidad ni protagonismo, salvo para labores de rescate y recuperación del sistema.

Sin embargo, en Linux, ésta tiene un protagonismo especial incluso para los usuarios no profesionales, ya que permite optimizar algunas labores, e incluso, automatizarlas. No es que Linux no permita realizar estas labores mediante interfaces gráficos, más fáciles de entender y manejar por los usuarios básicos. El asunto es que la consola permite llegar a niveles de detalle en la configuración de las mismas, que para el entorno gráfico es imposible. Además permite ejecutar acciones que sería imposible introducir en la interfaz gráfica, por muy avanzada que esta sea. Así pues no pienses que no puedes manejar Linux sin utilizar la consola. Quizás en algunas distribuciones, como Debian o Red Hat, sea imprescindible conocerla, pero en distribuciones más cercanas a usuario, como Ubuntu o Linux Mint, es perfectamente factible “pasar” de la terminal, aunque nada recomendable.

Es evidente que las modernas GUI (Interfaces de Usuario Gráficas), son más atractivas, “rápidas” (sólo para los usuarios poco iniciados), bonitas, e intuitivas. Sobre todo las más actuales utilizadas en los dispositivos táctiles que admiten gestos sobre la pantalla. Sin embargo, estas interfaces son muy complejas y es relativamente fácil que alguna de las partes que la hacen funcionar falle. Así que cuando algo se “rompe”, hay que bajar de nivel y acceder a interfaces en modo texto, es decir, la terminal, para poderlo arreglar. Éste tipo de interfaz es mucho más simple y es mucho más difícil que falle, por lo que es ideal para entornos de recuperación de sistemas. Además de que precisa de pocos recursos y ayuda a que equipos antiguos funcionen correctamente.

Para comenzar a introducirnos en éste mundo de la consola, también llamada línea de comandos, terminal, Shell y puede que otros nombres, vamos a definir los siguientes fundamentos:

  • No hablaremos más de carpetas. Éste nombre es un invento de las interfaces gráficas, ya que se dotó al icono del aspecto de una carpeta dada su capacidad de guardar documentos. A partir de aquí hablaremos de directorios.
  • No llamaremos documentos a los elementos contenedores de la información, si no archivos o ficheros, por idénticas razones.
  • Hablaremos del “árbol de directorios” refiriéndonos a la estructura de directorios y subdirectorios de Linux. Esto es así debido a que se suelen ‘visualizar’ de la forma que se ilustra en la imagen inferior. La función específica de cada directorio la explicaré en un futuro artículo.

Arbol de directorios Linux

  • Una ruta es la concatenación de pasos que debemos dar para llegar a un directorio determinado. La rutas pueden ser relativas, que indican el camino desde el punto actual del árbol; o absolutas, que indican el camino desde la raíz (/). La raíz es el directorio que contiene todos los demás directorios.
  • Un comando es la orden principal, es decir, la primera palabra que se escribe cuando se va a lanzar (hasta el primer espacio). El resto de los elementos de cada línea lanzada serán modificadores u opciones, elementos que definen un funcionamiento especial de dicho comando que si estuviese solo. También tenemos los argumentos, que son los datos que determinarán sobre qué elementos actuará dicho comando.

Debemos aclarar también, que hay varias shell disponibles, cada una con sus particularidades, aunque la mayoría se parecen mucho y comparten los mismos comandos para las principales tareas: sh (Bourne Shell), csh (C Shell), bash (Bourne Again Shell), tcsh (TENEX C Shell), zsh, ksh (Korn shell), dash (Debian Almquist shell), etc. En ésta serie seguiré siempre los principios de la Shell Bash, ya que es la más utilizada y la configurada por defecto en la mayoría de las distribuciones.

Por otro lado, para acceder a las shell utilizamos un emulador de terminal, del cual también hay mucho diferentes: Xterm, Gnome terminal, Konsole, LXTerminal, Tilda, Guake, Yakuake, Nautilus Embedded Terminal, Eterm, ROXTerm… Cada uno tiene unas características y herramientas diferentes, por lo que se amolda a unas necesidades concretas. Mi consejo es que utilices el que más te convenga, puedes usar la que tenga por defecto tu distribución, o probar diferentes hasta dar con tu terminal perfecta.

En el siguiente artículo de esta serie hablaremos de los comandos utilizados para movernos por los diferentes escritorios y para crear o modificar archivos.

Otros artículos de la serie: <a title=”Serie Administracion Linux” href=”http://instintobinario.com/?s=Administraci%C3%B3n+Linux”>Administración Linux</a>

 

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre las cookies utilizadas.plugin cookies

CERRAR