Baterías Smartphones

Cuidado de las baterías

Hoy en día estamos en un mundo donde todo es electrónico y portable: smartphones, portátiles, tablets… Estas dos características juntas han hecho que dependamos altamente de las baterías recargables para que los dispositivos funcionen en cualquier lugar. Sin embargo ésta baterías suelen perder su capacidad de autonomía con relativa rapidez.

Las baterías que más se utilizan hoy en día son las que funcionan a base de iones de Litio. Éste tipo de baterías tiene una gran autonomía debido a la gran densidad de energía que pueden almacenar. Sin embargo, es común que muchos se quejen de que, tras unos meses de uso, éstas ya no duren lo mismo. Esto es debido a una serie de malas prácticas y a la gran desinformación que existe al respecto, ya que mucha gente sigue aplicando los mismos principios que antiguamente se utilizaban con las de níquel-cadmio. Para estas baterías era recomendable dejar que se descarguen totalmente antes de volverlas a cargar, sin embargo en las actuales de Li-Ion, esto es totalmente contraproducente.

Veamos qué es lo que se debe hacer con las baterías de los dispositivos portátiles para mantenerla en forma:

  • La carga de la batería debería mantenerse por encima del 15-20% y por debajo del 80- 85% en todo momento. Mantener la batería a niveles superiores le obliga a soportar tensiones muy altas, lo que la deteriora muchísimo. De la misma forma, si se deja caer por debajo de las marcas indicadas, la batería sufrirá estando descargada, no se preocupe, no da ningún problema enchufarla en cualquier estado de carga. En todo caso, si la dejamos llegar al 100%, nunca se debe dejar enchufada en éste valor, desenchufarla en cuanto lo alcance.
  • Las baterías suelen venir con un 40% de carga, ya que es el nivel recomendado para su almacenamiento por tiempo prolongado. De hecho es recomendable que, si no las vamos a utilizar por más de 2 semanas la dejemos con éste nivel de carga. Lo habitual cuando compramos un nuevo aparato es “toquetear” sin parar por todos lados a ver sus posibilidades y características, sin embargo, convendría que nos detuviéramos un rato en cargarlo para evitar que la batería alcance niveles bajos. Conviene mantener las baterías en uso, ya que el mantenerse inactivas las degrada.
  • Una vez cada mes o cada 2 meses se debe realizar un ciclo de carga completo. Esto quiere decir, que hay que dejarla descargar al 0% y cargarla hasta el 100% (al poder ser sin encender el dispositivo). Si el aparato se hiberna o suspende, hay que volverlo a encender hasta que se agote. Esta medida puede parecer contraproducente habiendo leído el primer punto, pero sirve para mitigar un pequeño defecto relacionado con el efecto memoria que aún conservan estas baterías. Del mismo modo, para mitigarlo, no se debería iniciar la carga de la batería siempre en el mismo nivel. Es decir, iniciar la carga una veces al 25%, otras al 30%, otras al 20%…
  • Cuidado con la temperatura, nunca deberían encontrarse por debajo de 0ºC ni por encima de 40ºC. Las bajas temperaturas pueden cristalizar las baterías, y las altas podrían hacerlas explotar. Si se van a superar esos parámetros es preferible que no se esté utilizando, es decir, apagar el portátil, smartphone… Éste problema de la temperatura también viene del calor que desprende el propio dispositivo. Conviene que se utilice en un lugar bien ventilado, y sobre superficies que no impidan que el calor se evacúe. Igualmente, mantenerlo enchufado mientras se utiliza aumenta la temperatura, aunque no es lo más dañino que lo podemos hacer a la batería.

  • Utilizar el cargador específico del fabricante. En caso de usar uno genérico asegurar que el voltaje y la intensidad de salida son exactamente los mismos, ya que variaciones en estos valores pueden echarla a perder en unos pocos ciclos de carga.

Si se siguen estos consejos, se notará que la batería mantiene su capacidad de carga por mucho más tiempo. Pero si ya has estado cometiendo errores y deseas tratar de recuperar parte de la autonomía de tu batería, puedes intentar calibrarla. Esto no la recuperará del todo, pero sí puede hacer que recupere una gran parte de su capacidad inicial. Para ello seguir los siguientes pasos:

  1. Descargar la batería al 0%. Si se hiberna o suspende, encenderlo hasta que se apague por falta total de batería.
  2. Dejar el dispositivo sin batería por un par de horas más o menos para que “tome conciencia” de su estado de descargado (la batería, no el dispositivo).
  3. Cargar el dispositivo sin encenderlo hasta que esté al 100% de su capacidad.
  4. Dejarlo otras 2 horas para que “tome conciencia” del estado de carga completa.
  5. Listo, la batería está calibrada a la máxima capacidad de su carga.

En todo caso, es importante tener en cuenta que las baterías se degradan por el simple hecho de cargarse y descargarse, así que los consejos ofrecidos aquí sólo servirán para minimizar esta degradación, no para evitarla totalmente. Lo que sí lograremos siguendo éstos consejos es que las baterías nos duren tanto como el dispositivo en sí, o incluso más, llegando a dehechar el dispositivo con su batería original sin haber perdido mucha autonomía.

En el siguiente enlace puedes encontrar mucha más información si deseas profundizar en éste tema:
http://batteryuniversity.com/

 

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre las cookies utilizadas.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies