particiones

Mantenimiento del PC V. Particionar y formatear un disco i

Hoy, continuando con la serie de mantenimiento del PC, voy a hablaros de cómo podéis particionar y formatear vuestro disco duro.

Un disco duro es una unidad de almacenamiento permanente de la información. Esto quiere decir que la información se mantiene para siempre, aún cuando apagamos el PC. Hoy en día los discos duros tienen una gran capacidad de almacenamiento, resultando pequeño uno de 250GB, y siendo lo más común tener discos de 500GB o de 1TB. Esto si hablamos de los discos magnéticos “de toda la vida”, o HD, si hablamos de discos en estado sólido (por chips de memoria flash), o SSD, lo habitual es estar entre 120 y 360 GB.

Pero, ¿qué es particionar un disco duro? Consiste en dividir la capacidad del disco en varias partes que funcionan, a nivel lógico, de forma independiente. Es decir, es como si tuviéramos dos discos de menor capacidad dentro del mismo. El motivo por el que ésto podría resultar interesante es porque podemos querer tener instalados dos sistemas operativos al mismo tiempo, ya sea Windows 7 junto a Windows 8, o un sistema Windows junto a otro Linux. Otro posible motivo puede ser para separar el sistema del almacenamiento de documentos, de esta forma, si el sistema falla, podemos reinstalarlo con mayor seguridad sin perder los documentos a salvo en la otra partición. A las particiones o discos también se les llama volúmenes. Un volúmen es una unidad de almacenamiento unificada a nivel lógico. Así pues, un disco sin particionar es un volúmen, si tiene dos particiones serán dos volúmenes, y así sucesivamente.

Es importante saber que tiene una partición sin formato es totalmente inútil. El formato de una partición determina la forma en que se almacenarán los ficheros en esa partición y como se recuperarán. Existen diversos formatos o sistemas de ficheros, para las particiones. Entre ellos cabe destacar:

  • vfat, vfat16 y vfat32: antiguo sistema de ficheros de los sistemas MS-Dos y Windows. Hoy en día no se utiliza más que vfat32, y solo para dispositivos como pendrives pequeños, y cada vez menos.
  • NTFS: Actualmente es el utilizado por los sistemas Windows. Permite volúmenes mucho mayores y rompe el tamaño máximo del fichero de 4GB. Además soporta características multiusuario sobre los ficheros.
  • HFS y HFS+: sistema nativo de Mac OS.
  • ext2, ext3 y ext4: sistema de ficheros nativo de Linux. Cada uno es una nueva versión mejorada del anterior.
  • swap: sistemas de ficheros de Linux para las particiones de intercambio.

Debemos destacar que también existen diversos tipos de particiones, que no debe ser confundido con el formato o sistema de ficheros descrito anteriormente. Así tenemos particiones primarias, extendidas y lógicas:

  • Partición primaria: Particiones crudas del disco duro sobre las cuales se pone el sistema de ficheros para la instalación del sistema y el almacenamiento de los datos. Un disco soporta hasta 4 particiones primarias, o 3 particiones primarias y una extendida. Esto es para los antiguos sistemas BIOS con tablas de particiones MBR. En los nuevos sistemas EFI con tablas de particiones GPT se pueden tener hasta 128 particiones.
  • Partición extendida: En los sistemas BIOS, con tabla MBR, muchas veces es insuficiente tener únicamente 4 particiones. Por este motivo se tiene la posibilidad de crear una partición extendida por disco físico. Ésta sirve únicamente para almacenar particiones lógicas, y no soporta de forma directa ningún formato.
  • Partición lógica: Se crea sobre la partición extendida ocupando una porción o la totalidad de la misma. Esta partición iré formateada y se le asignará una unidad para que sea reconocida por el sistema operativo. Una partición extendida puede alojar un máximo de 23 particiones lógicas, aunque algunos sistemas imponen límites menores, como Linux, que lo limita a 15 particiones en total, contando las 4 primarias.

Una vez que sabemos todo esto podemos empezar a pensar en instalar nuestro sistema operativo. Si vamos a instalar un windows (7, 8 o el nuevo 10), necesitaremos una partición NTFS. Linux, por su lado, necesita, al menos, dos particiones: una para el sistema que debe ser ext2 o ext3 (la última es la más moderna), y un espacio de intercambio en formato swap.

En el siguiente artículo explicaré como crear y formatear particiones en Windows con las herramientas del sistema y mediante la herramienta externa Paragon Partition Manager, por ser la que más utilizo. Haré otro artículo sobre Gparted en Linux, como una herramienta gráfica de código libre para éstas tareas y también explicaré cómo hacer ésto con herramientas desde la línea de comandos.

Si os han quedado dudas acerca de cómo funcionan las particiones siempre podéis recurrir al gran oráculo de Google, o bien escribid comentarios, que siempre son agradecidos. Tambien acepto propuestas o peticiones en los comentarios para escribir acerca de otras herramientas de este tipo. ¡Comentad!

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre las cookies utilizadas.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies