manzana mordida

Manzanas mordidas, una experiencia personal yII

Continúo con el artículo en el cual detallo mi experiencia con el iPad 2. Ésto no pretendía ser un artículo con dos partes, pero en la primera parte me extendí demasiado y no quería aburriros. Espero que haberlo dividido en dos partes lo haga más ameno y fácil de leer. Hoy terminaré explicando la parte del software y el sistema operativo iOS, y creo que es la que más peso ha tenido en éstas semanas.

Una jaula sin ventanas… y con olor a manzana

Una práctica muy extendida entre los usuarios de iOS es la de hacerle Jaillbreak a sus dispositivos. Apple intentó, en el principio de los tiempo iPhone, demandar a los usuarios que hacían ésto en sus dispositivos, pero en estados unidos se determinó que era legal, por lo que Apple sólo podía aspirar a anular las garantías de dispositivos Jailbreakeados alegando un uso no apropiado de los mismos.

¿Pero en qué consiste eso del Jailbreak? Los usuarios de Android lo entenderán mejor si decimos que es una especie de “rooteo” específico para iOS. Sin embargo éste es totalmente reversible, ya que lo que hace es instalar una pieza de software que permite explotar una vulnerabilidad en el sistema para hacer cosas que previamente no se podía. Lógicamente, como algunos pensaréis, esto también es arriesgado, ya que abre muchas puertas al malware y otras amenaza, pero en el caso de iOS, el riesgo compensa al 200%.

Y es que, en las primeras versiones de iOS, no se podía ni siquiera, copiar y pegar texto (!!¡¡). No fue hasta la versión 4 de iOS (creo) que Apple incluyó de serie ésta característica en su sistema. Primero, para hacer algo tan simple y básico como copiar y pegar textos, tenías que instalarte un tweak (piezas del código que se instalan tras el Jailbreak).

El iPad que yo compré tenía inicialmente el iOS 4.0, pero Apple tiene una política de actualizaciones estupenda (todo lo contrario que los fabricantes Android en general), y cuando lo compré ya lo habían actualizado a la última versión estable que aún es la misma: la 9.1. Muchos dicen que ha mejorado mucho, y de eso yo no puedo opinar dado que no probé las antiguas versiones del sistema, pero mi impresión es que es un sistema infinitamente limitado. Mientras manejaba el iPad en todo momento sería como si el “amo Apple” me llevara de paseo con la correa, esperando a que hiciese mis “cositas” para recogerlas con la bolsita de turno.

jaula

La configuración de cualquier aplicación ha de hacerse desde el panel de control de Apple, de forma que los desarrolladores no pueden hacer su creación autónoma de forma que pueda hacerlo todo (configuraciones y uso normal de la app) desde dentro de la misma. El navegador por defecto es Safari si o si, y aunque instalé Chrome no puedes elegir que los vínculos se abran con otra cosa que no sea… Safari. Y la verdad es que me parece un navegador totalmente limitado y pobre. La interfaz no es que sea simplista, es que es fea con ganas, y la navegación… bueno, no sé muy bien como explicar lo incómodo que puede ser moverse de una página a otra. Yo soy usuario habitual de Firefox, pero hasta una semana y media después de haberlo comprado, no han sacado Firefox para iOS. Debido a eso, en un principio me decanté hacia Chrome, el cual es mucho más cómodo, a pesar de que no esté habituado a él. Cuando salió Firefox para iOS, me lancé como una leona se abalanza sobre una cría de gacela, hacia la App Store para instalarlo, pero tras unos horas de uso mi decepción fue mayúscula. La interfaz de Firefox está ahí, pero notas rápidamente que falta “un no sé qué” que no es lo mismo que usas en tu Android de toda la vida o en el PC. Y es que, aunque Mozilla, para responder a sus usuarios que están en iOS, ha sacado éste sistema, el motor del navegador es el de Safari tal y como les obligan desde la manzana (razón por la que hasta ahora no lo habían sacado) y eso se deja notar tras un tiempo de navegación.

La AppStore es otra historia. No puedes marcar tus apps favoritas, no puedes eliminar de la lista de “compradas” esa app que instalas solo por probarla, la búsqueda es pésima… Fuera aparte de que no tenga todas las app que uso en Android, pero eso ya lo sabía y era un sacrificio al que estaba pre-mentalizado.

Luego tenemos el tema de la sincronización con el PC. O te instalas el iTunes o nada (huelga decir que no lo instalé). Cuando lo conectas al PC se crea en Equipo un nuevo dispositivo de almacenamiento (al uso de Android), pero al entrar solo puedes ver contenido (entendiendo por contenido exclusivamente las fotos sacadas con la cámara), ni eliminarlo, ni introducir música o fotografías. Ésto es, para mí uno de lo mayores hándicaps, ya que con Android estoy acostumbrado a tener acceso al árbol de directorios y poder organizar la carpeta de documentos, o de fotos, con la comodidad de mi PC, así como a meter en el dispositivo nuevos archivos de música o fotografías y a extraerlos sin necesidad de utilizar un programa específico en el mismo.

Hay miles de detalles más que podría plasmar, pero me daría para escribir una trilogía, por lo que voy a parar ya.

Conclusiones tras comerme unas cuantas manzanas

Me encantan las manzanas, pero no las tecnológicas. Prefiero seguir con los Androides, que están en su mundo tecnológico y se adaptan mucho mejor al mismo. Creo que Apple busca que el usuario necesite lo que ellos determinan que debe necesitar, y no darle al usuario lo que demanda. Puede que para la gente que llega mucho tiempo con Apple este sistema sea lo ‘normal’, que sea bueno y que Android sea “feo”. Sin embargo, prefiero un sistema “feo” (que no lo es) y funcional, que un sistema que sólo me limita por muy bonito que sea.

Ahora ya no tengo el iPad (no lo tiré contra la pared aunque ganas no me faltaban) porque lo vendí. Le paso la manzana a otra persona, y, sinceramente, espero que pueda disfrutarlo y le guste más que a mí, porque ésto no es lo que busco en un dispositivo. Por mi parte, me voy a comprar una tablet con Android, que, sabiendo de antemano lo que es Android, estoy seguro que no me pasará lo mismo. Seguro que ésta si que podré adaptarla al uso que yo hago.

El olor a manzana hace las cosas agradables, pero no más usables ni útiles. Desde siempre Apple ha buscado destacar por el diseño, sacrificando otras características, pero creo que sacrifican demasiado. Ahora Apple lanza su iPad Pro, un dispositivo de claro enfoque empresarial y sospechosamente similar a la Surface Pro de Microsoft, que, además, ha provocado delirios de grandeza por parte de su CEO Tim Cook, que se ha atrevido a vaticinar la muerte del PC en un alarde de prepotencia típico de ésta compañía.

Y ahora las preguntas de rigor, espero que os haya gustado esta opinión y que no ofenda a nadie, ya que es solo eso: una opinión. ¿Sois de iOS o de Android? ¿Habéis tenido un dispositivo del otro sistema? ¿Qué os pareció? ¿Por qué lo cambiasteis?

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre las cookies utilizadas.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies